Buena vista social club historia

Buena vista social club historia

Buena vista social cl

Buena Vista Social ClubCarlos Calunga, Barbarito Torres e Idania Valdés actuando con la Orquesta Buena Vista Social Club en 2012Información de fondoGénerosSon Cubano, bolero, guajira, danzónAños de actividad1996-2015Etiquetas

Buena Vista Social Club es un conjunto de músicos cubanos creado en 1996. El proyecto fue organizado por el ejecutivo de World Circuit Nick Gold, producido por el guitarrista estadounidense Ry Cooder y dirigido por Juan de Marcos González. Bautizaron al grupo con el nombre del club de socios homónimo en el barrio de Buenavista de La Habana, un lugar de música popular en la década de 1940. Para mostrar los estilos populares de la época, como el son, el bolero y el danzón, reclutaron a una docena de músicos veteranos, algunos de los cuales llevaban muchos años retirados.

El álbum homónimo del grupo se grabó en marzo de 1996 y se publicó en septiembre de 1997, convirtiéndose rápidamente en un éxito internacional, lo que llevó al conjunto a actuar con una formación completa en Ámsterdam y Nueva York en 1998. El director alemán Wim Wenders captó la actuación en un documental -también llamado Buena Vista Social Club- que incluía entrevistas con los músicos realizadas en La Habana. La película de Wenders se estrenó en junio de 1999 con gran éxito de crítica, recibiendo una nominación al Oscar al mejor documental y ganando numerosos premios, incluido el de mejor documental en los Premios del Cine Europeo. A esta película le siguió un segundo documental, Buena Vista Social Club: Adiós en 2017.

El cuarto de tula

En 1996, Ry Cooder reunió al Buena Vista Social Club y convirtió a la olvidada aristocracia musical de La Habana en improbables estrellas. Veinticinco años después, la magia del alegre y agridulce álbum que grabaron juntos es más fuerte que nunca. Pero, ¿cómo lograron su comisario y su venerable elenco sortear los cortes de electricidad, la escasez de alimentos y las reuniones con Fidel Castro?

->  Fondos para historias destacadas de instagram marmol blanco

Ry Cooder llegó por primera vez a La Habana en la década de 1970. Encantado por la música que había escuchado mientras rebuscaba en oscuras tiendas de discos de Nueva York – «recopilaciones hechas a partir de viejas actuaciones, gente que o bien había muerto o bien ya no trabajaba»-, él y su mujer Susie viajaron en barco a la isla caribeña.

Cooder tardó 20 años en volver. El 26 de marzo de 1996, acompañado por el director de orquesta cubano Juan de Marcos González y el productor británico Nick Gold, reunió a un grupo improvisado de músicos cubanos en los históricos estudios de la EGREM/Areito, en la calle San Miguel 410, Centro Habana, para grabar estándares del repertorio de trova y filin. La mayoría del grupo eran veteranos de la época dorada de la música cubana en los años 40 y 50. Algunos habían caído en desgracia desde la revolución comunista de Fidel Castro en 1959. Castro consideraba su música como «burguesa, probablemente fascista y explotada por gánsteres y corporaciones estadounidenses», dice Cooder. «Lo cual, por supuesto, es totalmente erróneo. No se puede legislar ni gobernar la música de la gente, pero es cierto que, al ser una dictadura, podían hacerle la vida imposible a los músicos».

Club social Buena vista mediathek

En la periferia del suroeste de La Habana, Cuba, hay un gran barrio llamado Marianao, donde comenzó el Buena Vista Social Club. El Buena Vista Social Club es la historia de talentosos músicos y artistas afrocubanos que vieron cómo su música se desvanecía en el olvido tras la Revolución Cubana de 1959, pero que nunca abandonaron la esperanza de ver su música prosperar de nuevo. Es la historia del renacimiento de músicos largamente olvidados y de un género que está en el corazón de la música cubana: el son cubano, una forma musical afrocubana por excelencia.

->  Quien ve mis historias y no me sigue

El son tiene una amplia gama de significados, desde la designación de sus complejos elementos musicales hasta la identificación de la esencia de la música cubana -o lo que la hace cubana-. Sin embargo, son se traduce aproximadamente como «el sonido cubano» (Robbins, 1990). El son cubano se originó en la región oriental de Cuba a finales del siglo XIX, cuando se produjo una fusión de las tradiciones musicales africanas del pueblo bantú con las españolas. Los primeros instrumentos de son eran un trío compuesto por claves (un conjunto de percusión de palos de madera), maracas y una guitarra que luego evolucionó para incluir el tres (un tipo de guitarra de seis cuerdas), tambores bongó, trompetas y el piano (Ilich, 2019). A principios del siglo XX, el son era un género popular entre los afrocubanos y las clases trabajadoras, lo que creó una asociación negativa con el género alimentada por el racismo y la discriminación. A pesar de estos prejuicios existentes, la popularidad del son cubano se extendió rápidamente por todo el país (Tierra, 2019).

Objetos perdidos

Los miembros del Buena Vista Social Club Ibrahim Ferrer, Eliades Ochoa, Comapy Segundo y Puntillita Licea.Cortesía de Susan Titleman/BMG Alrededor de la época en que El Mundo salió al aire en 1996, los aficionados a la música fueron bendecidos con un álbum de música cubana de época conocido como el Buena Vista Social Club. Sus sonidos de mambo de la vieja escuela capturaban la interconexión entre Estados Unidos y otras partes del mundo, incluida Cuba.Relacionado:  La estrella del pop neozelandés Lorde lanza un disco en lengua maoríGrabado en La Habana hace 25 años, el proyecto reunió a músicos cubanos -muchos de ellos mayores de edad- y dio una segunda vida a sus carreras. Los músicos Ibrahim Ferrer, Compay Segundo, Rubén González y Omara Portuondo, entre otros, se convirtieron de repente en nuevas estrellas internacionales:  La ‘Spanish Model’ de Elvis Costello acerca los clásicos a un nuevo públicoCompay Segundo y Rubén González ensayan juntos.

->  Historia de la inhumanidad

Cortesía de Susan Titleman/BMG El grupo pasó tanto tiempo fuera de Cuba, en la carretera, que los músicos emergentes de la isla caribeña sólo habían oído hablar de su fama.Omara Portuondo canta con Buena Vista Social Club.

Entradas relacionadas

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad