Beneficios de la dieta mediterranea

Beneficios de la dieta mediterranea

Beneficios de la dieta baja en grasas

La dieta mediterránea, con su énfasis en las verduras y frutas frescas, los cereales integrales, las legumbres, el aceite de oliva y el pescado, proporciona una serie de beneficios para la salud, según sugieren las investigaciones. Entre ellos, la pérdida de peso y la disminución del riesgo de padecer enfermedades cardíacas, diabetes y algunos tipos de cáncer. Además, es fácil de seguir porque permite una gran variedad de alimentos sabrosos y no requiere contar las calorías. Averigüe si es adecuada para usted.

Seguro que has oído que la dieta mediterránea es una forma de alimentación saludable. ¿Pero sabía que existe desde hace décadas? El doctor Ancel Keys, investigador estadounidense, descubrió en la década de 1950 que los alimentos que consumían las personas que vivían en las regiones del Mediterráneo, concretamente en el sur de Italia y Grecia, les protegían contra las enfermedades del corazón.

A lo largo de los años, dietistas registrados y escritores de alimentos han formulado esta dieta en una forma práctica y popular de comer. La Asociación Americana del Corazón y las Guías Alimentarias para los Estadounidenses (2020-2025) han respaldado la dieta mediterránea como una forma de comer que puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas y derrames cerebrales, así como una serie de otras dolencias.

Desayuno con dieta mediterránea

ResumenLa dieta mediterránea se ha relacionado con una serie de beneficios para la salud, como la reducción del riesgo de mortalidad y la menor incidencia de enfermedades cardiovasculares. Las definiciones de la dieta mediterránea varían en algunos entornos, y cada vez se emplean más puntuaciones para definir la adherencia a la dieta mediterránea en los estudios epidemiológicos. Algunos componentes de la dieta mediterránea se solapan con otros patrones dietéticos saludables, mientras que otros aspectos son exclusivos de la dieta mediterránea. En este artículo del foro, pedimos a los médicos e investigadores interesados en el efecto de la dieta sobre la salud que describan lo que constituye una dieta mediterránea en diferentes entornos geográficos, y cómo podemos estudiar los beneficios para la salud de este patrón dietético.

->  Real decreto y decreto ley

En términos puramente descriptivos, la dieta mediterránea tradicional es el patrón dietético que prevalecía entre los habitantes de las zonas de cultivo de olivos de la cuenca mediterránea antes de mediados de la década de 1960, es decir, antes de que la globalización ejerciera su influencia en el estilo de vida, incluida la dieta. Los principales determinantes de la dieta mediterránea tradicional han sido el clima, la flora y las dificultades, estas últimas desaconsejando la importación o el consumo de la costosa, en aquella época, carne roja [1].Figura 1

Beneficios de la dieta de desintoxicación

Últimamente se habla mucho de si la grasa o el azúcar son los peores enemigos de nuestra dieta. Pero al centrarnos en los componentes individuales de la dieta, es fácil perder la perspectiva general. Aunque es importante entender cómo afectan los distintos alimentos y nutrientes a nuestra salud, un enfoque de la dieta completa ofrece una forma más útil de analizar nuestros hábitos y elecciones alimentarias.

Una dieta mediterránea típica incluye muchas verduras, frutas, legumbres, cereales y productos de cereales, por ejemplo, pan integral, pasta y arroz integral. También contiene cantidades moderadas de pescado, carne blanca y algunos lácteos.

->  Mandar whatsapp a uno mismo

Es la combinación de todos estos elementos lo que parece aportar beneficios para la salud, pero uno de los aspectos clave es la inclusión de grasas saludables. El aceite de oliva, que es una grasa monoinsaturada, es el más comúnmente asociado a la dieta mediterránea, pero las grasas poliinsaturadas también están presentes en los frutos secos, las semillas y el pescado azul.

Las investigaciones sobre la dieta mediterránea tradicional han demostrado que puede reducir el riesgo de padecer enfermedades como la diabetes de tipo 2, la hipertensión arterial y el colesterol alto, que son factores de riesgo de enfermedades cardíacas. Los investigadores también han descubierto que las personas que siguen de cerca una dieta mediterránea pueden vivir más tiempo y ser menos propensas a engordar.

La dieta mediterránea… cocina…

Es probable que haya oído hablar de la dieta mediterránea. Si padece una enfermedad crónica, como una cardiopatía o una hipertensión, es posible que su médico se la haya recetado. A menudo se promueve para disminuir el riesgo de enfermedades cardíacas, depresión y demencia.

La dieta mediterránea es un plan de alimentación principalmente vegetal que incluye la ingesta diaria de cereales integrales, aceite de oliva, frutas, verduras, judías y otras legumbres, frutos secos, hierbas y especias. Otros alimentos, como las proteínas animales, se consumen en menor cantidad, siendo las proteínas animales preferidas el pescado y el marisco. Aunque la forma de la pirámide sugiere la proporción de alimentos que hay que consumir (por ejemplo, comer más frutas y verduras y menos lácteos), no especifica el tamaño de las porciones ni las cantidades concretas. Es la persona la que debe decidir exactamente qué cantidad de alimentos consumir en cada comida, ya que esto variará según la actividad física y el tamaño del cuerpo. Hay otros puntos que hacen que este plan de alimentación sea único:

->  Cuestionario sobre violencia de genero en adolescentes

Las investigaciones han demostrado sistemáticamente que la dieta mediterránea es eficaz para reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares y la mortalidad general. 3, 4] Un estudio de casi 26.000 mujeres descubrió que las que seguían este tipo de dieta tenían un 25% menos de riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares en el transcurso de 12 años [5]. [5] El estudio examinó una serie de mecanismos subyacentes que podrían explicar esta reducción, y descubrió que los cambios en la inflamación, el azúcar en sangre y el índice de masa corporal eran los principales impulsores.

Entradas relacionadas

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad